PICAPICA Y TAGUAPIRE DOS ÁNIMAS GUARIQUEÑAS (PRIMERA PARTE)

DE CHAGUARAMAS A SANTA MARÍA DE IPIRE, PASANDO POR VALLE DE LA PASCUA Y EL SOCORRO

-En este nuevo diálogo de leyenda, hablaremos sobre dos ánimas que se veneran en dos sitios del estado Guárico, una de las regiones llaneras del mapa venezolano. De estas dos ánimas se dice que son muy milagrosas y, de hecho, a sus respectivas capillas, construidas por el fervor popular en el lugar donde ambas personas murieron, acuden diariamente, y sobre todo en determinadas fechas, miles de personas desde cualquier parte de Venezuela y de otros países a testimoniar sus agradecimientos por el favor concedido. En ambas capillas es frecuente encontrar ganaderos, agricultores, artistas de radio y televisión, funcionarios públicos, políticos, deportistas, amas de casa, obreros, choferes y, en fin, a cualquier persona de cualquier credo religioso que viene a pagar una promesa o a donar cierta cantidad de dinero para contribuir con el mantenimiento o la remodelación del local. En cada una, por supuesto, se hace presente la comercialización de ese conocido y explotado universo de objetos que contribuyen a mantener viva la llama de la religión católica, del animismo o del Espiritismo. Una de estas capillas se encuentra a un lado de la carretera nacional que enlaza los pueblos de Chaguaramas y Valle de la Pascua y la otra, ubicada también a un costado de la carretera, se localiza entre Santa María de Ipire y Pariaguán en un punto denominado Taguapire. En definitiva, daremos un paseo por tierras guariqueñas desde Chaguaramas al sitio de Taguapire, pasando por Picapica ,Valle de la Pascua, El Socorro y Santa María de Ipire, todo un recorrido lleno de paisajes y remembranzas como este otro que, previamente, haremos por estos y por otros pueblos del Guárico llevados por la voz baquiana e inconfundible del también guariqueño Ángel Custodio Loyola, acompañado  al arpa por el maestro apureño Manuel Luna.

Ángel Custodio Loyola- El Socorreño

Hoy nos acompañará Eduardo Luis, a quien le corresponderá exponer lo relacionado con las expresiones poéticas y musicales motivadas en el origen, proyección y perdurabilidad de estos dos personajes cuyas leyendas ya forman parte del patrimonio cultural y psíquico de un vasto sector de la población venezolana y que, desde su propio espacio, se han proyectado hacia algunas comunidades extranjeras.

Como en todas las leyendas que ya hemos presentado, en estas dos también encontraremos, parcial o totalmente, las características comunes que las adscriben a una modalidad narrativa específica que con anterioridad, en La mula maneada, hemos denominado leyendística. Así, en estas y en las otras, siempre habrá un cierto componente paranormal o espiritual, un vínculo con la tradición y, sobre todo, con la oralidad como forma de expresión estética y como instrumento de recreación generacional que conduce, a su vez, a la recreación de una historia que termina convirtiéndose en varias historias en torno a un mismo personaje y a un mismo acontecimiento. Alrededor de estas dos leyendas, también encontraremos la motivación e inspiración de una serie de poemas, canciones y oraciones que las divulgan, las popularizan y las integran  al folklore y al gentilicio. De este punto, como ya les dije, se encargará Eduardo Luis quien, además de ingeniero en petróleo, es arpista y un gran conocedor del folklore llanero y de la trayectoria artística del músico y compositor apureño Manuel Luna y de los extraordinarios copleros Ángel Custodio Loyola y Francisco Montoya. En definitiva, hoy hablaremos de dos leyendas guariqueñas protagonizadas por José Zambrano, el Ánima de Picapica, y Pancha Duarte, el Ánima del Taguapire. Antes, para seguir por estos rumbos geográficos, espirituales y afectivos, oigamos El guariqueño, el himno sentimental del estado Guárico, en la voz de Doña Magdalena Sánchez acompañada por el legendario Conjunto Palmarito,

Y como quiera que en la variedad está el gusto y lo que abunda no daña, disfrutemos nuevamente El Guariqueño en esta versión tuyera que nos interpreta Pancho Prim.

-Gracias por la invitación y gracias a ustedes por su presencia. Soy Eduardo Luis. En efecto, tanto en torno al Ánima de Picapica como en torno al Ánima del Taguapire, se narran, se poetizan y se cantan varias historias y cada historia tiene las variantes propias del discurso que se trasmite, preferentemente  por vía oral, generación tras generación. En esta modalidad del discurso narrativo, concebido como poesía o como canto, también se incorporan sucesos contemporáneos, propios de la actividad milagrosa cumplida por algunas de las ánimas a quien un devoto cualquiera le solicitó un favor y le fue concedido. Entre estos textos hemos hecho una selección que compartiremos con todos ustedes. Algunos de ellos los documentamos en libros, otros en Internet y uno de ellos dedicado al Ánima del Taguapire, escrito por Francisco Ríos, nos lo suministró su propio intérprete, Cristóbal Jiménez. De hecho, en cada caso, remitimos a la respectiva fuente web-bibliográfica. Comencemos, entonces, con Ánima de Picapica, un joropo con ritmo de Zumba que zumba que transcribimos de una grabación discográfica hecha en 1958, lo interpreta su autor Carlos González, “La voz recia del Llano” conocido también como el Rey del Pajarillo. Esta grabación también se encuentra en:

Ánima de Picapica

de Picapica

por ser tú tan milagrosa

te dedico mi cantar

zumba que zumba

de esta tierra tan hermosa.

Cuando yo salgo pal Guárico

salgo pal Guárico

me acuerdo de Santa Rosa

de aquellas lindas llaneras

zumba que zumba

y de ese ánima poderosa.

Cerquita de Valle ’e la Pascua

Valle ’e la Pascua

donde tu alma reposa

con los milagros que tienes

zumba que zumba

estatua linda y hermosa.

En todas partes del Llano

partes del Llano

saben que tú eres piadosa

tú cumples lo que te piden

zumba que zumba

Picapica milagrosa.

Cuando yo salgo a viajar

salgo a viajar

por ese Llano sagrado

me detengo en su capilla

zumba que zumba

a contemplar sus milagros.

Aquí estoy con sentimiento

con sentimiento

pidiéndote este milagro

para que me lo concedas

zumba que zumba

en este cantar del Llano.

Ánima de tanto votos

de tantos votos

tienes tu nombre sembrado

pasando por Chaguaramas

zumba que zumba

en la carretera a un lado.

Te piden miles de cosas

miles de cosas

y te cuentan sus pecados

te canto un zumba que zumba

yo me despido

y me tengas perdonado.

-Gracias, Eduardo Luis, por esta información. Y por recordarnos a Carlos González, un coplero guariqueño que durante buena parte de los años cincuenta y sesenta hizo historia en la música llanera venezolana componiendo y cantando joropos y pasajes con un estilo muy peculiar. Con este tema, su autor e intérprete, conocido como el Rey del Pajarillo, nos evoca el culto y la devoción con que la gente acude a esta y a muchas ánimas en búsqueda de solución a sus diferentes problemas. Al respecto, también en Internet, encontramos esta afirmación atribuida a José Manuel Castañeda:

El Ánima de Pica Pica, no solamente ayuda a quienes sufren por enfermedades  ocasionadas por accidentes viales o por causa de alguna patología grave, es también el consuelo para estudiantes que no rinden en sus tareas, cantantes que participan en festivales y productores del campo que ven amenazados sus sembradíos por una inclemente sequía o por inviernos muy copiosos. Hay también quienes vienen a este lugar en busca de ayuda sentimental, sobre todo aquellos que sufren guayabos porque los abandonaron, o porque no son correspondidos.

(Cf. https://deadman72009.blogspot.com/2014/05/historia-de-jose-zambrano-anima-de-pica.html)

En principio, según lo que se cuenta, estaríamos frente a una leyenda cuyo argumento es bastante sencillo y, sin duda, distanciado de la conversión del personaje en un ser diabólico como consecuencia del castigo a que fuera sometido por haber cometido un pecado imperdonable.

José Zambrano era un humilde campesino que trabajaba arreando ganado y un día cualquiera contrajo fiebre amarilla y murió íngrimo y solo debajo de una mata de picapica en terrenos del Hato Monte Azul, cercano a la población de Chaguaramas. Alguien, que buscaba un ganado que se le había perdido, encontró el cadáver, lo cubrió con ramas y le hizo un cercado. Antes de proseguir su búsqueda le prometió regresar y darle sepultura si encontraba el ganado perdido. Y se hizo el milagro y se cumplió lo ofrecido. Y ahí, en ese momento, nació la leyenda. Su proceso de transformación y de enriquecimiento anecdótico y conceptual sin dejar de ser la misma historia, vendría con el curso del tiempo. En ese proceso es donde, precisamente, nacen y se desarrollan creaciones artísticas o religiosas que van paulatinamente asimilándose con lo folklórico y terminan fundiendo en un solo culto diversos aspectos que pertenecen a diferentes creencias o doctrinas y, frecuentemente, a medida que se popularizan y se hacen atractivas, mantienen un equilibrio entre lo auténtico y lo imaginario. Por supuesto, en cada creación, canto poema u oración, se expresa la idea de una eterna gratitud con el ánima por el favor recibido. Curiosamente, en las oraciones también se presentan diferentes versiones.

(Compositor e Intérprete: Juan Arteaga; Arpa: Elis López; Cuatro: Ismel López; Maracas: Andrés Coromoto Martínez y Bajo: Gilberto Romero).

-Precisamente, tengo a mano un ejemplo emblemático de lo que Édgar nos acaba de decir. Leamos, aunque creo que yo debería decir recemos, sí, recemos esta oración cuyo creador, Aquiles Evia, publicó en Internet con el título de “Oración al Ánima del Picapica”.

Gloriosísima Ánima del Picapica, bendita seas entre todas las ánimas del Purgatorio. A Dios doy gracias por su misericordia y a la Providencia por haber destinado aquel arriero que transitaba por los Picapicotes en busca de su mula extraviada y que por él fuiste encontrado exánime debajo de la mata de un picapica con los brazos extendidos hacia el cielo y tu mirada perdida en su inmenso azul; y que por su promesa, sus hijos te dieron más tarde solemne y cristiana sepultura bajo la señal de una cruz de palo santo, desde entonces eres la célebre ánima de los milagros. Por nuestro Señor que nació de Santa María virgen y padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, te ruego, Ánima milagrosa del Picapica, que recibas por mi fe esta luz que te ofrezco postrado a tus pies ante el panteón que conserva tus restos y me concedas por los designios que el Señor puso en tus manos para hacer el bien y ayudar al prójimo, el favor que en este momento te pido, así como Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Amén. (Por su petitorio se reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Credo, para honrar la memoria de la célebre y majestuosa Ánima del Picapica).

(Cf. http: //eviapikpik.blogspot.com/2012/04/editorial-he-recojido-para-conocimiento. html)

-Observen que en esta oración hay elementos que, de acuerdo con el criterio o la visión que se tenga sobre este particular, enriquecen o tergiversan la síntesis de la historia que anteriormente expusimos. Noten que en la oración, además de la evocación del Ave María y del Credo católicos, se introducen otros personajes, los hijos de una persona que anda en búsqueda de su mula extraviada. Ellos son quienes sepultan a José Zambrano. Al continuar con la revisión que nos hemos propuesto, encontramos que en otra oración dedicada al mismo personaje y localizada por Eduardo Luis en Internet, se dice que Zambrano fue asesinado:

Gloriosísima Ánima de Pica-Pica,

Ángel supremo entre ángeles creados por Dios,

fuiste asesinado en la noble mula

que aguardaba tu regreso y que por ella,

fuiste sepultado como bien merecías

y desde entonces fuiste ánima del bien o mal,

procede rápido en cuanto te pido

sea de bien o de mal como lo profesas.

A ti con toda fe te pido

lo que deseo por el poder tuyo

y del ángel más rebelde del espacio.

(Hacer la petición)

Yo a ti con toda fe ofrezco

esta vela roja con el fin

de que puedas llegar sin ningún tropiezo

a la divinidad de tu alma

por todo lo que te mereces

en esta angustiosa gruta de amargo dolor.

Amén.

(Cf. https://oracionesdesanaciones.blogspot.com/2015/11/oracion-al-anima-de-pica-pica-jose.Html)

-En otra versión de esta misma leyenda se afirma que “José Zambrano fue un hombre humilde que trabajó en el Correo, cuando los mensajeros se transportaban en mulas por los caminos reales para entregar sus encomiendas, en un viaje que realizaba junto a sus compañeros con ruta desde Zaraza (Edo. Guárico) a Villa de Cura (Edo. Aragua). Casi llegando a la población de Chaguaramas en el antiguo Hato Monte Azul, José Zambrano se sintió muy enfermo (Se había contagiado de Fiebre amarilla) y les dijo a sus compañeros que siguieran la ruta, que él iba a sentarse a reposar para tratar de bajar la fiebre que sentía”.

(Cf. https://espiritismovenezolano.jimdofree.com/2017/03/19/jos%C3%A9-zambrano-el-%C3%Alnima-de-pica-pica/).

Igualmente, en una de las fuentes ya citadas se teje una versión más elaborada en la que se cuenta que:

Hace muchísimos años un arriero de nombre Don Juancho del Nogal, quien resultó ser comerciante y Maestro Federal, transitaba por el lugar denominado Monte Azul, conocido también como Los Picapicotes, en busca de una de sus bestias de carga que se le había extraviado con un cargamento de mercancía destinada a la Capital, cuando sorpresivamente encontró debajo de una mata de picapica un ser humano sin vida con los brazos extendidos hacia el cielo y su mirada perdida en su azul inmenso, lo que supone que aquella persona agobiada por el cansancio, la sed y el hambre, venía herida, huyendo de la Batalla de Jácome por las orillas de la abrupta montaña del Río Manapire. Se dice y se comprobó más tarde que era uno de esos soldados, por cuanto en aquel lugar donde este cayó exánime, se encontraron muestras en destrozos de una ropa militar.

(Cf. http: //eviapikpik. blogspot.com/ 2012/04/editorial-he-recojido-para-conocimiento.html)

En la Batalla de Jácome, el 15 de enero de 1815, fue donde cayó prisionero el General José Félix Ribas quien, posteriormente, sería ejecutado en Tucupido. En la misma fuente anteriormente citada, se afirma que “el Ánima del Picapica fue bautizado como José Zambrano para su identidad, por carecer de documentación alguna, pero que realmente este señor en vida era descendiente de una familia de apellido Álvarez”. Como ustedes verán, paso a paso, la historia va nutriéndose con nuevos hechos, con nuevas informaciones. Y a medida que el tiempo avanza, de acuerdo con los testimonios reportados, el Ánima de Picapica es cada vez más milagrosa y, al igual que la de Taguapire y las de otras regiones, su culto es la expresión de un sincretismo en donde coexisten y se concilian opiniones, actitudes y doctrinas diferentes.

-Asimismo en la página anteriormente citada se transcribe un “Poema en honor a José Zambrano, Ánima del Picapica” que no vamos a incluir en esta selección en virtud de que está “prohibida su venta, modificación y reproducción de su contenido, sin previa consulta de la autoría, por ser una ofrenda al Ánima del Picapica por los favores recibidos”. Con esta información cerramos la primera parte de las historia de estas Dos almas guariqueñas. De inmediato pasamos a la segunda, dedicada a la consideración de la leyenda de Francisca Duarte, el Ánima del Taguapire. Antes, oigamos a Pedro Manaure rindiéndole un homenaje a José Zambrano, el Ánima del Picapica:

2 comentarios

  1. Martha Colmenares

    Cómo gente de pueblo que soy me cautivan todas esas creencias de ánimas y aparecidos.. es un aporte inmenso el que , para nuestro gentilicio, haces Edgar con tu impecable escudriño profesional.. los rescatas y los mantienes vivos cruzando fronteras a través del mundo digital.. gracias.. es un hermoso tributo y contribución a la difusión de rasgos culturales de nuestro amado y perdido país..

  2. María Elena Gómez

    Afectuosos saludos desde Venezuela, Dr. Édgar Colmenares del Valle.

    Es de suma complacencia para mí encontrar estas hermosas páginas de su blog, en donde se exterioriza de nuevo, su acucioso interés por la cultura y la historia de nuestro país. Quienes hemos tenido el honor de disfrutar de su conocimiento y el rigor metodológico que exhibe como investigador sobre temas de diversa índole nos regodeamos una vez más, en leer -ahora- este, su extraordinario contenido.
    Antes, en nuestra vida universitaria y por diversas razones -fundamentalmente académicas- pudimos leer su obra que, sin duda, nos ha dejado una importante dosis de su impronta personal y profesional a través de sus páginas de contenido lingüístico, semántico, lexicográfico, diccionarístico, literario… y musical. Todo ello, hoy forma parte de nuestro desempeño académico y profesional, del cual usted es uno de los responsables. Gracias, Dr. Colmenares.
    En esta oportunidad, sus entregas sobre temas intemporales, regionales, que retratan otros tiempos…otros lugares… otras costumbres… otros modos de vida… otras creencias… contribuyen, a mi juicio, en la preservación del arraigo y sentido de pertenencia cultural, al promover el reconocimiento territorial y revelar cuánto ha tenido, y aún tienen, las regiones en común.
    Como docente, formada en una excelente escuela, le confieso el disfrute personal del hermoso contenido de su blog que, -segura estoy-, contribuye significativamente en la preservación y difusión seria y metódica de nuestra cultura regional y nacional y, ¿por qué no?, latinoamericana.
    Tenga usted la seguridad, Dr. Colmenares, de que me siento gratamente obsequiada; que seguiré como su eterna alumna, los contenidos que ahora nos ofrece; en nuevos contactos le manifestaré, en detalle, mi humilde impresión sobre algunos de ellos, cada uno más interesante que el otro.
    Por ahora, me despido. Reciba un gran abrazo y, de nuevo, gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Volver arriba